La importancia de la intervención temprana

La intervención temprana da apoyo a las familias
En general, los retrasos en el desarrollo de la comunicación y del lenguaje son los primeros signos de problemas del desarrollo en los niños pequeños. Al identificar preocupaciones relacionadas con el desarrollo de la comunicación y del lenguaje, alentamos a las familias a solicitar una intervención lo antes posible. El diagnóstico y el tratamiento de los retrasos del desarrollo en forma temprana aumentan las posibilidades de mejoras, en comparación con simplemente “esperar a ver qué pasa” y tratar los problemas más adelante.
Cuanto antes, mejor
Tratar las dificultades de la comunicación y del lenguaje de manera temprana puede prevenir posibles problemas de comportamiento, de aprendizaje, de lectura y de interacción social. Las investigaciones recientes sobre desarrollo cerebral indican que, en lo que respecta a enseñar a niños pequeños, “cuanto antes se haga, DE VERDAD es mejor”. A los tres años, la mayor parte de las estructuras cerebrales están maduras, y resulta más difícil hacer cambios importantes en el crecimiento y el desarrollo de un niño.